Jose Eshkenazi Smeke: “Los grandes retos del fútbol en China tienen enseñanzas para Mexico.”

Jose Eshkenazi Publicidad en canchas de futbol

Jose Eshkenazi Publicidad en canchas de futbol

Jose Eshkenazi Publicidad en canchas de futbol

Jose Eshkenazi de Soccer Media Solutions explica publicidad deportiva las olimpiadas

Jose Eshkenazi Publicidad en canchas de futbol

Jose Eshkenazi de Soccer Media Solutions

Jose Eshkenazi Soccer Media Solutions

Jose Eshkenazi de Soccer Media Solutions

Jose Eshkenazi Publicidad en canchas de futbol

Jose Eshkenazi Smeke: "Los grandes retos del fútbol en China tienen enseñanzas para Mexico."

Diferentes empresas chinas vieron en los equipos chinos abanderados por estas super estrellas como una oportunidad de hacer un marketing deportivo realmente efectivo y a nivel global”

— Jose Eshkenazi Smeke

MIAMI, FLORIDA, ESTADOS UNIDOS, February 15, 2022 /EINPresswire.com/ — Durante el mercado de fichajes del verano de 2016, la Superliga China sacudía el mercado de piernas en un intento definitivo por posicionar su fútbol dentro del radar mundial. En aquel mercado de fichajes, la Superliga China fue la segunda liga que más gastó en todo el mundo con un total de 400 millones de euros.
"En retrospectiva solo la Premier League gastó más que la Liga China, atrayendo a superestrellas que en otro momento serían impensables fuera de Europa" recuerda el especialista deportivo Jose Eshkenazi Smeke.

El plan en un comienzo encabezado por el gobierno de Xi Jinping, pretendió poder competir con las grandes ligas de Europa dentro de un corto plazo. Seis años después, el propio gobierno le ha dado la espalda y la Superliga atraviesa por una profunda crisis económica que pone en entredicho el futuro de un proyecto que en su momento fuera el más ambicioso en su tipo.
La crisis ha sido tan severa que en un hecho inédito en el mundo el vigente campeón de la Superliga ha desaparecido. Las grandes empresas que hace no mucho despilfarraban millones para lograr contratar a las grandes figuras del futbol mundial ahora luchan por seguir operando con lo justo.

El intento de despertar al gigante.
Tras la primera e histórica participación de China en el Mundial de Corea y Japón 2002, el gigante asiático pensó erróneamente que aquel éxito sería el impulsor definitivo que su selección y liga doméstica necesitaban. El primer paso del país sería intentar tener la liga más potente de dentro de la confederación asiática para así poder consolidar un equipo nacional que pudiera competir por la Copa del Mundo. La Superliga en un inicio contó con el respaldo de las grandes empresas inmobiliarias que invirtieron fuertes sumas en los nacientes clubes con la intención de verse beneficiados en un futuro dentro de su ramo.
El primer fichaje que sorprendió a todo el planeta fútbol sería el de Carlos Tevez quien en 2016 haría las maletas junto con 40 integrantes de su familia y partiría a Shanghái. Tevez firmaría un contrato por casi 650 000 euros a la semana lo que lo convertiría en uno de los jugadores mejores pagados del mundo estando su salario a la altura e incluso por encima de los ingresos que, en ese momento percibían Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.
A la sorpresiva compra del astro argentino se sumarían los del colombiano Jackson Martínez, los brasileños Oscar, Ramires, Joao Miranda, Paulinho y Hulk, así como los belgas Fellaini y Yannick Carrasco sólo por mencional a algunas de las grandes estrellas con las que contó la Superliga China. Inclusive, el antiguo capitán de la selección Italiana Fabio Cannavaro sería el entrenador mejor pagado del mundo durante su estancia en el país asiático.
La Superliga tendría así algunas temporadas donde pudo materializar un crecimiento sostenido que logró incomodar a un sector del fútbol europeo que comenzó a temer lo peor.
"Diferentes empresas chinas vieron en los equipos chinos abanderados por estas super estrellas como una oportunidad de hacer un marketing deportivo realmente efectivo y a nivel global" destacó José Eshkenazi Smeke, director Soccer Media Solutions.

El duro golpe del Tope Salarial.
La fiesta del fútbol en China sufría un duro revés cuando la federación obligó a sus clubes a cumplir con un Fair Play financiero donde se establecía que al momento de gastar 50 millones en una contratación también se tenía que abonar la misma cantidad a la federación, algo completamente fuera de cualquier proporción comparado con las mejores ligas del mundo.
La máxima autoridad del fútbol chino daría otro golpe al comenzar a limitar los astronómicos salarios que suponían el principal atractivo para que las grandes figuras se decidieran por la aventura en el país asiático. Hoy en día el máximo que los clubes pueden pagar es de 3 millones de euros, situación que provocó la fuga de casi todas sus estrellas apenas seis años después de su llegada.
Para la presente temporada la incorporación más cara ha sido la del croata Majstorovic, cuyo fichaje "sólo" tuvo un costo de 3,3 millones de euros.

La inminente caída
Los efectos por la pandemia también se hicieron sentir en la Superliga. Los pocos patrocinadores que quedaban poco a poco se marcharon y los clubes tampoco encontraron nuevas vías para seguir operando de forma normal. Esto llevó al Jiangsu Suning a desaparecer pese a ser de los pocos clubes que sobrevivían de la antigua competición que precedió a la Superliga. Un hecho increíble tendría lugar cuando el equipo anunció el cese de todas sus operaciones poco tiempo después de haber logrado el primer campeonato de su historia.

Otro caso similar es el del mundialmente conocido Guangzhou. Administrado por Evergrande, el gigante inmobiliario que ha hecho estallar la peor crisis que el país asiático ha vivido en años recientes, y que, de paso, ha pasado a salpicar a la Superliga. La desastrosa situación financiera del grupo hace que la deuda de 300.000 millones de dólares haya hecho caer su dramáticamente su valor en bolsa volviendo al equipo de fútbol en el menor de los problemas para la entidad.

Hoy en día la mayoría de los clubes no tienen la certeza de poder comenzar la naciente temporada debido a que muchos de ellos cuentan con denuncias ante la FIFA por impagos a sus antiguas estrellas europeas. Lo que comenzó como un gran sueño terminó siendo el peor fracaso en la historia del fútbol moderno donde los millones todavía no garantizan el éxito.

"Ellos han intentado hacer en cinco años lo que se tarda en hacer entre 30 o 50 en cualquier sitio. Si quieres patatas, las tienes que sembrar, regar y esperar a que crezcan. No hay otra. Por más millonadas que pagues, su selección no va a elevar el nivel de repente. Aquí en España y en Europa hay un trabajo de fútbol base y los chicos desde que son pequeños trabajan la técnica, la táctica. Ellos querían empezar el fútbol por el tejado, por la selección. Cuando eso debe ser la consecuencia del trabajo". Declaró el español Jonathan Soriano quien estuviera en el campeonato durante dos temporadas para después hacer las maletas de vuelta a casa.

Veronica Kamp
Hey Content Agency
email us here
Visit us on social media:
Facebook
Twitter
Other

Advertisement

Login To Facebook From Your Browser To Leave A Comment

Visit Tampafp.com for PoliticsTampa Area Local NewsSports, and National Headlines. Support journalism by clicking here to our GiveSendGo or sign up for our free newsletter by clicking here

Android Users, Click Here To Download The Free Press App And Never Miss A Story. Follow Us On Facebook Here Or Twitter Here.

Copyright 2022 The Free Press, LLC, tampafp.com. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.